Blogia
El.Pistacho.Veloz

Seguir a la gente

Seguir a la gente Sigue a la gente, a ver donde te lleva.
Durante un rato parecerá que recorres caminos nuevos.
Te darás cuenta pronto que aquellos a los que sigues,
también iban ya siguiendo a otras personas.

Caminante son tus huellas
El camino nada más;
caminante no hay camino
se hace camino al andar.
(Antonio Machado)

Foto: escena de un televisor de Budapest. Noviembre, 2004. La idea fue tuya.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

Okok La Simpática -

...lo cual, de hecho, también suelen decir de mí. Pese a la acritud de algunos de mis comentarios ;D

Okok -

Jamás sería tan dura. Para decir que está sobrevalorado, con leer un par o así ya basta (es más que lo que hacen los tertulianos)

Para denostarlo totalmente sí haría falta (no vaya a ser que haya escrito alguna obra interesante).

Es que me ha hecho gracia ver tu comentario, llevo una semana escuchando alabanzas a Auster de ciertos amigos que trabajan en una institución cultural, y rebatiéndolas en base a lo poco que he aguantado leer yo. Anoche una admitió que no había leído más que algún artículo suyo en el periódico, "pero en persona es muy simpático"

Pistacho AeS -

...pero para criticar a Auster, ¿es necesario que me lea todos sus libros? puff...

Okok_AeS -

Pistacho, fundemos el club Auster, el Sobrevalorado ;)

Pistacho Austeriano -

Gregoriok:
¿lo de Cortázar lo dices por algún relato concreto?
Horacio:
De Auster sólo empecé a leer el Palacio de la Luna y a mitad del libro me cansé.
Pero lo del anciano errático es digno del Twilight Zone.
Hautor:
Así es la sociedad de masas, efectiviwonder.

hautor -

En el fondo todo es muy sencillo. A sigue a C porque B sigue a C y eso convierte a C en un objeto apetecible para A. Multipliquemos eso por mil, po run millón, y ya tendremos una civilización de la que sentirnos orgullosos.

Horacio -

Los veo a ustedes muy austerianos: En Fantasmas (mi capítulo favorito de La Trilogía de Nueva York), un detective recibe el encargo de seguir a un viejo loco por Brooklyn, y al poco descubre que los paseos erráticos del anciano son en realidad dibujos, y cada dibujo es una letra, y al cabo de los días la frase es "La torre de Babel". Acojonante, ¿no? Yo recomiendo encarecidamente no seguir a nadie por la calle: el infierno son los otros, decía aquél.

gregoriok -

Lo fascinante es descubrir que aquellos a los que siguen, en realidad, te están siguiendo a tí. Entonces miras hacia arriba y esperar encontrar, entre las nubes, la pluma de Cortázar travieso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres